top of page

Bitácora de la Máxima Junta Porcina: Personas Porcinas Capítulo 3




Bitácora de la Máxima Junta Porcina

- Con todo respeto a mi colega, y con toda la admiración que tengo por su trabajo, debo subrayar el hecho de que los métodos utilizados en las fábricas de carne son los mismos que se utilizaban sobre nuestros antepasados para alimentar a la numerosa población humana. La explosión nuclear en Northrop y la subsecuente guerra decimaron en gran parte sus números, pero la sobrepoblación y el hacinamiento en las ciudadelas siguen siendo un problema. Nuestros humanos de fábrica son esterilizados inmediatamente, exceptuando por supuesto, a algunas hembras seleccionadas para la producción de leche y de lechón. Los lechones son sacrificados de acuerdo a los más altos estándares de ética porcina, por supuesto, nos aseguramos de que el lechón no sufra más dolor del estrictamente necesario. Las pocas ocasiones en las cuales estos estándares no han sido respetados son lamentables, pero es de menester subrayar el hecho de que no es en absoluto una ocurrencia común. Las ciudadelas humanas existen y están protegidas por la Tregua de México, en estos lugares los humanos pueden vivir tranquilos y felices, tal como lo hacían en las ciudades de los siglos XX y XXI. Es de vital importancia concretar una jornada masiva de esterilización con el consejo administrativo humano; es de menester controlar también el crecimiento de la población dentro de las ciudadelas. Por otro lado está el mercado negro de carne humana, el cual debe ser regulado si queremos evitar otro episodio masivo de infección estomacal. En conclusión, a pesar de que aplaudo el llamado de mi estimado colega a cerrar por completo las fábricas de carne, es importante aceptar la realidad. La población porcina está creciendo, y si nos queremos establecer de una vez por toda como la nueva especie dominante sobre el planeta tierra la solución más práctica es utilizar a la raza humana como fuente de alimento. Es nuestra responsabilidad, sin embargo, y en esto estoy de acuerdo con mi estimado colega, establecer estándares de ética porcina inviolables en las fábricas y asegurarnos de que las vidas de los activos sean lo más amables posible. El hecho de que la angustia y el estrés endurecen la carne debería ser argumento suficiente para mejorar las condiciones de vida de estos animales (risas). Gracias, y dejo la palabra a Maria Margarita Porcina, quien nos hablará sobre la más reciente incursión de humanos salvajes en una de nuestras ciudades. ¿María?

- Gracias, Francisco Porcino. Durante la última jornada de incursión los humanos intentaron lograr acceso a uno de nuestros laboratorios. Once humanos fueron capturados, ocho fueron abatidos in situ. Interrogamos a los sobrevivientes, y parece que están intentando establecer las causas originales de la Evolución Porcina. Por desgracia no pudimos establecer el lugar exacto de su campamento. Me temo que el Toro a cargo de la interrogación se dejó llevar un poco y de los tres humanos sobrevivientes queda solo uno. ¿Instrucciones?

- Déjenlo ir. -La voz pertenecía a Jabalí Porcino, el más viejo de los miembros de la Máxima Junta. -Déjenlo escapar. Y síganlo.

2 visualizzazioni0 commenti

Post recenti

Mostra tutti
Post: Blog2_Post
bottom of page