top of page

La Academia de Artes Sutiles: Parte 2

Aggiornamento: 10 dic 2020





Un fuego azul ardía en la palma de la mano izquierda de Shakrath Ma’at. Llamas azules acariciaban su carne sin quemarla, el aire electrizado y cargado de pungentes perfumes hacía que los acólitos vieran sombras oscuras que danzaban y susurraban en la oscuridad


Shakrath cerró el puño y el fuego se extinguió.


Cuando habló, su voz era dulce, casi infantil, pero cargada de tonos menores que le daban una cualidad inquietante.


  • El estado actual del universo, no determina su estado siguiente. La energía primordial del Universo es el caos. La Magia es el poder de manipular esa energía para hacer que las cosas sucedan en este plano material de acuerdo a vuestra voluntad.

Shakrath miró atentamente al pequeño grupo de estudiantes que la observaba. En sus ojos se leían mil preguntas sin vocalizar, sus bocas aún cubiertas por la gruesa membrana de piel conjurada por el Profesor Solarium.

  • Antes de poder conjurar el más débil de los hechizos, sin embargo, debéis obtener control sobre vosotros mismos, vuestras mentes, lengua, espíritu, y corazón.

Shakrath se movió sigilosamente entre las mesas de madera del aula ubicada en la torre más alta de la Academia, con su techo de cristal encantado a través del cual se veían las estrellas y las tres lunas de Raznak, el planeta de la Magia, la cuna de las más grandes Magas y Magos del Universo. Sus faldas susurraban casi con voz propia, el encaje negro de su blusa parecía pintado sobre su piel. Sus largos dedos culminaban en afiladas uñas; uñas que, como bien sabían los estudiantes de la Academia, podían ser utilizadas como armas mortales.

- Ustedes están creados de esa misma fuerza caótica que gobierna el universo. Todo aquello que es está hecho de ella. Sin embargo, no todo lo que existe puede enjaezar la Magia….

Shakrath se detuvo frente a la ventana. La luz de Khons, la más grande de las lunas de Raznak, la envolvió en un halo de luz violeta. Sus ojos negros fulguraban con un resplandor infernal, una sonrisa feral revelaba sus colmillos afilados. De haber podido hacerlo, seguramente alguno de los estudiantes hubiese emitido un gemido.

Una puerta corrediza se abrió a las espaldas de Shakrath; donde antes había un sólido muro de piedra ahora se abría un pasadizo amplio y oscuro, iluminado por antorchas. A lo lejos, se intuía la forma de una escalera de caracol.

  • Solo aquellos capaces de conectarse con su propia fuerza sobreviven al Rach Malkor, la prueba de habilidad mágica. El camino será diferente para cada uno de ustedes. ¡Recuerden! El estado actual del universo no define su estado posterior.



12 visualizzazioni0 commenti

Post recenti

Mostra tutti
Post: Blog2_Post
bottom of page